¿Cuándo empezar con el deporte y la dieta? ¡Sin miedo a nada!

 ¡Sin miedo a nada!
Llevo metida en el mundo del deporte algunos añetes y en este tiempo he visto y oído casi de todo. Muchas personas me dicen que no están a gusto con lo que ven en el espejo, que no se sienten bien o que simplemente envidian a otras por temas estéticos. Tengo que admitir que tiempo atrás yo también vivía con esos sentimientos pero que, lejos de todo lo que creía, no son más que una capa de humo. Esta entrada es algo diferente a las que suelo escribir ya que en vez de enseñaros a hacer algún ejercicio o plato lo que quiero es contaros una parte de mi historia. ¿Me seguís?


 ¡Sin miedo a nada!

Mi cambio radical, ese empuje definitivo, lo tuve debido a unos problemas de salud. Después de un año feo, feo, feo de narices, mi corazón no pudo soportar toda la presión y acabo en el hospital con taquicardias, todo ello debido a una ansiedad que rozaba la depresión. ¡Una chica de tan sólo 20 años ingresada por ansiedad! No, eso no debía, ni tenia, que ser así. Y desde entonces todo cambió…

Fue entonces cuando decidí ponerme a hacer deporte, con la intención de que ello redujera mis nervios y me ayudase a tener una vida más equilibrada. Después de unos meses me di cuenta de que no sólo había conseguido eso, sino que tenía una nueva afición, y de las fuertes. Cambie mi rutina de estar sentada  todo el día por montar en bici, andar y correr. Luego vino la dieta, se fueron los fritos y los pre cocinados y llegaron las verduras, la cocina cocida o asada y las frutas. Ojo! No se fueron, ni se van a ir, platos como los macarrones, el arroz, las lentejas, la pechuga de pollo y demás. Hacer dieta no es comer sólo verde, cuidado con eso.

Total, que yo más contenta que una perdiz creía que todo lo que estaba haciendo lo hacía bien, hasta que mi pareja me cogió y me dijo… mira, cuando te subas a la báscula no te mires la barriga, ni los brazos, mira el resultado. ¡52 kilos! Había pasado de 67 a 52 kilos y me estaba quedando raquítica perdida. No era feliz rellenita, ni tampoco lo era delgada… ¿dónde narices estaba mi equilibrio?

Adoro hacer deporte, moverme, sentirme libre haciendo algo que me gusta y llevo una dieta bastante buena, con algún que otro capricho, pero todo eso se debe hacer bien o no vale de nada. He estudiado entrenamiento personal y nutrición deportiva y ahora he encontrado mi equilibrio. No ha sido un cambio radical, como os he dicho al principio llevo años metida en ello, y los que me quedan!

¿Qué conclusión he sacado? Que el mejor día para empezar a cambiar, verte mejor, sentirte mejor o lo que sea es el que tú, y sólo tú decidas. No importa la edad ni la excusa que tengas para empezar a llevar una vida mejor, importa lo que viene después. Yo he aprendido que debo combinar una dieta saludable llena de alimentos variados, que no se olvide eso, con deporte cardiovascular y musculación. ¡Todo endulzado con grandes dosis de alegría!


Hay está mi equilibrio. ¿Y el vuestro?

22 comentarios:

  1. Pues si, un@ ha de empezar a cuidarse cuando quiera pero, sobretodo, tiene que querer y no hacer las cosas a lo loco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, exactamente eso. Aunque no necesites contratar un profesional o apuntarte a un curso o lo que sea sí que necesitas informarte para hacer las cosas bien. Muchas gracias cariño!!!

      Eliminar
  2. muchas gracias por tus consejos y experiencia, me ayudan y animan. Yo estoy intentándolo también comer sano y lo que peor llevo es lo del deporte que me cuesta mucho jejej. Besitoss

    ResponderEliminar
  3. Qué buen consejo!! Tienes toda la razón en lo que dices. Que importante es encontrar nuestro equilibro! Bss

    ResponderEliminar
  4. Tendre que seguir tu consejo,una entrada muy interesante.Un beso,M.

    ResponderEliminar
  5. Yo llevo tiempo cuidandome, claro, algunas temporadas más que otras, si es cierto que no soy mucho de ejercicio pero como me gusta andar, e ir en bici en cuanto puedo práctico pero debería hacer más. Buen consejo, el equilibrio esta muy bien, yo he perdido mucho pero la tripa y ciertas cosas sin deporte es dificil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No desesperes, la zona de la tripa es la que se pierde con más dificultad pero se acaba por ir. Sólo hay que ser cabezones jeje

      Eliminar
  6. Sería genial poder conseguir lo que tú lograste, me has hecho pensar mucho en ello. Muchas gracias y felicidades

    ResponderEliminar
  7. Lo mejor es sentirse bien con una misma, pero también la salud es el punto de partida para muchas personas que como tú o que como yo, debemos llevar una vida más saludable y tranquila, una entrada estupenda.

    ResponderEliminar
  8. Lo mejor es sentirse bien con una misma, pero también la salud es el punto de partida para muchas personas que como tú o que como yo, debemos llevar una vida más saludable y tranquila, una entrada estupenda.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho tu entrada , me alegro que cambiaras el chip !! eso teniamos que hacer todos ..

    ResponderEliminar
  10. Cuánta razón tienes...Yo la alimentación la cuido bastante, pero lo del deporte es lo que me cuesta más...Gracias por tus ánimos

    ResponderEliminar
  11. Es importantísimo estar bien con uno mismo, y hacer las cosas porque uno quiere y caundo quieres, siempre, creo yo, anteponiendo la salud. Genial artículo. Besos

    ResponderEliminar
  12. Me encanta lo que has escrito. A mí me pasó también lo de las taquicardias con 21 años y empecé a hacer pilates. Fue todo un descubrimiento. Me encantó. Después se me quedó corto y pasé a deportes más intensos, pero también me dio por comer mucho. En resumen, que sí que hay que encontar un equilibrio y un buen comienzo es cambiando tus hábitos de vida por otros más saludables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que el deporte es adictivo, y además nos viene bien jeje

      Eliminar
  13. El equilibrio es lo mejor para una vida sana.

    ResponderEliminar
  14. Te doy toda la razon del mundo!
    Muy buenos consejos yo tambien soy de hacer mucho deporte no por que quiera adelgazar sin por q me gusta y , el dia que no puedo me siento mal. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te sientas mal, con hacer 3 o 4 días a la semana está genial, con eso y una dieta equilibrada te mantienes perfecta y te sientes de lujo. Un besazo!!!

      Eliminar